Otra página web de

Midnight Sun - Creando un nuevo mundo

paz-interior

 

 

 Herramienta C1                  flor violeta 

 

 

LA RESPIRACIÓN

El papel que hace la respiración en el funcionamiento de nuestro organismo es de vital importancia, y de ello se desprende la necesidad de que ésta sea realizada correctamente.

Todos respiramos, pero no siempre lo hacemos de manera que nuestro organismo reciba el aporte de oxígeno necesario.

Cuando nacemos, nuestra respiración natural es abdominal, también llamada diafragmática. El diafragma es un músculo que separa el pecho de la cavidad abdominal, y que permite la expansión del abdomen, cuando se inhala el aire, y la contracción del abdomen al exhalarlo. Con ello, se facilita la entrada y salida de aire en los pulmones.

Cuando tu inspiración o tu espiración se vuelven superficiales, la capacidad pulmonar se ve limitada. En ocasiones, estados emocionales como la ansiedad, el miedo o la ira dificultan una respiración profunda y acompasada, limitando el proceso exclusivamente a nivel torácico y dificultando, como consecuencia de ello, la llegada de oxigeno a todos los órganos del cuerpo.

Dada la importancia de la respiración, tanto para la salud como para una buena relajación del cuerpo, vamos a ver un sencillo ejercicio que te va a permitir aprender a respirar correctamente.

 

Lugar recomendado:

Te recomiendo buscar un lugar donde puedas estar tranquil@ durante el tiempo que dure el ejercicio. Lo más importante es que no te interrumpan y puedas estar centrad@ en el ejercicio.

Puedes realizar el ejercicio tendido en la cama, sentado en una silla con la espalda recta o bien de pie, en cualquier postura en la que el recorrido de la respiración no se vea perjudicado.

 

Tiempo recomendado:

Por ser un ejercicio muy simple, puedes realizarlo en pocos minutos. Tal vez lo importante es que lo hagas el tiempo y las veces necesarias para que aprendas a respirar de forma adecuada, pues te va a ayudar incluso a desprenderte de tensiones innecesarias.

Se puede realizar en diferentes momentos a lo largo del día.

Te recomiendo que lo hagas regularmente durante un mes, para adquirir bien el habito de respirar abdominalmente, y verás que, sin darte cuenta, estarás haciéndolo en tu vida cotidiana.

 

Desarrollo del ejercicio:

En el lugar que hayas escogido, ponte cómodo, cierra los ojos y concéntrate solamente en tu respiración. Coloca tu mano izquierda sobre el pecho, y la derecha sobre tu abdomen. Inspira y espira muy lentamente. Hazlo por la nariz.

Si la respiración es abdominal, sentirás que la mano derecha, que la tienes en el abdomen, sube y baja lentamente. Si tu respiración es torácica, notarás que es tu mano izquierda la que se eleva al respirar.

Si tu respiración es torácica, vas a hacer dos o tres respiraciones profundas, forzando la entrada del aire hacia la parte abdominal, y luego vas a expulsar el aire por la boca, lentamente y a modo de descarga, si quieres, haciendo ruido. Una vez hecho esto, vas a volver a la respiración nasal, procurando hacerlo de forma muy suave, si hace falta. Al principio, vas a forzar un poquito para que llegue a expandirse la zona abdominal al inspirar. Al soltar el aire, te vas a ayudar presionando muy suavemente con la mano derecha, que la tendrás apoyada en la zona abdominal.

Sigue con las inspiraciones y espiraciones hasta que consigas una respiración suave, profunda, regular y silenciosa, que tenga un ritmo constante. Verás que llegará un momento en que el ritmo será regular, y conseguirás un estado de gran relajación y bienestar.

 

Comentario:

La duración de un mes es orientativa, pues el propósito de este simple ejercicio es el tomar conciencia de los dos tipos básicos de respiración y apreciar la diferencia entre una y otra. En todas las meditaciones en general, uno de los pilares de la buena práctica es una respiración adecuada. 

 

Observaciones:

Cualquier lugar puede ser adecuado para practicar un poquito con la respiración.

Cuando estamos sentados mirando el televisor, o en las largas colas del banco, puedes aprovechar muchos momentos para revisar tu respiración y, si hace falta, corregirla. El hecho de realizar una respiración pausada y profunda te va a ayudar a no cargar con muchas de las tensiones que acostumbramos a cargar durante nuestra jornada diaria.

En fin, en esos momentos en que sentimos que perdemos el tiempo, aprovéchalo practicando ejercicios de respiración. Tu cuerpo, tu mente y tus emociones te lo agradecerán. Esta Herramieta la puedes hacer en cualquier momento del día si necesitas hacer una relajación rápida o estás muy dispers@. También te va a ser útil como prévio a cualquier trabajo con cualquiera de las las Herramientas, para centrarte.

 

 

 

  comenta tu experiencia

 

VOLVER A

  Herramientas Consciencia

 

  

 

IMPORTANTE:  Consulta a tu médico si tienes algún problema físico o psicológico, o ante la más mínima sospecha de que estos ejercicios puedan perjudicarte. Midnight Sun no se hace responsable del mal uso de estos ejercicios.