Otra página web de

Midnight Sun - Creando un nuevo mundo

paz-interior

 

 

 Herramienta C8                  flor violeta 

 

 

MEDITAR CON LA MÚSICA

Como en los anteriores apartados, he reservado un espacio para trabajar con la música. La has utilizado para trabajar con el cuerpo, la has utilizado para trabajar con las emociones, y ahora voy a sugerirte que trabajes con la música también tu espiritu.

En la tradición sufí existe una meditación llamada Sama, en la que los derviches, o enamorados de Dios, giran al ritmo de una música mezclada con poemas místicos (puedes encontrar, para que te hagas una idea, una pequeña muestra del tipo de música y poemas en http://www.midnightsun.com.es/audiolibros.html).

El Sama,  en sí, se aconseja hacerlo en grupo y bajo la supervisión de una persona cualificada. No obstante, voy a proponerte una adaptación de la audición de música y poemas para que puedas realizarla tu sol@.

La meditación con audición de músicas y poemas (preferiblemente místicos) requiere que tengas una actitud de apertura de corazón, y que sientas con todos los poros de tu piel cada nota, cada palabra.

Por otra parte, esta meditación debes realizarla estando relajad@ y predispuest@ en cuerpo y alma. Por ello te recomiendo que, antes de empezar, realices los ejercicios oportunos para que tu actitud pueda ser la adecuada. (Dispones de diversas Herramientas encaminadas a este fin.)

Además, es necesario un buen aparato de música, para que puedas escuchar el material con claridad y lo suficientemente alto como para conmoverte. En ningún caso pondrás la música tan alta que distorsione el sonido o no te sea agradable; busca el volumen adacuado para ti. Puedes utilizar, si lo deseas, o te es necesario para no molestar a los demás, unos auriculares. Procura que estén en condiciones y se oigan con igual intensidad y calidad por los dos canales.

Si no tienes ningún CD de Sama que mezcle la música y poemas místicos, puedes utilizar una música clásica o suave, una música que consiga emocionarte. Como alternativa a la audición de poemas intercalados con la música, puedes hacer lo siguiente: mientras escuchas la música, y de vez en cuando, lee para ti algunos poemas escogidos. Te recomiendo los poemas de Rumi, Ibn Arabí, Rabindranath Tagore, Ibn Gabirol, San Juan de la Cruz, Santa Teresa, Rabiah Al-Adawiya... hay gran cantidad de poemas bellísimos que puedes conseguir o que seguro que ya conoces. En todas las partes del mundo y en todos los tiempos ha habido y hay grandes poetas capaces de transmitir la Belleza a través de sus poemas. 

 

Lugar recomendado:

Te recomiendo buscar un lugar donde puedas estar tranquil@ durante el tiempo que dure la audición. Lo más importante es que no te interrumpan, y que puedas trabajar sin sobresaltos ni interrupciones.

Como te he sugerido en otras Herramientas, amolda el espacio a tu gusto para poder trabajar. 

En este caso, te sugiero que la luz sea muy tenue, para que no te distraigan los elementos externos.

Conviene que la temperatura sea agradable, según la estación del año en la que te encuentres.

 

 

Tiempo recomendado:

Esta Herramienta tendrá la duración que tenga la música que hayas escogido. Procura tener un tiempo para hacer un ejercicio previo de relajación, para adquirir una actitud atenta y serena; y otro espacio, al finalizar, para no salir de la experiencia precipitadamente.

Debo advertirte que esta no es una Herramienta para practicarla regularmente. Más bien te aconsejo que la utilices de vez en cuando, como "bálsamo para el espíritu".

En el caso que estés interesad@ en el trabajo profundo con la audición de músicas y poemas místicos, te aconsejo que busques el asesoramiento de algun maestro cualificado.

 

Explicación del ejercicio:

Como te he comentado, empieza el ejercicio con algun previo de relajación para adquirir una actitud atenta y serena.

Busca una postura en la que puedas estar muy cómod@. Procura que tu espalda esté recta pero no tensa. Puedes sentarte en el suelo con cojín, banqueta de meditación o en una silla. Busca lo que sea mejor para ti.

Antes de poner la música, estáte unos minutos centrad@ en tu corazón. No pongas por medio ni juicios, ni etiquetas; simplemente, siente. Puedes cerrar los ojos para más recogimiento. Un vez sientas que es el momento, puedes poner la música y los poemas. (Recuerda que tienes la opción de leerlos tú cada cierto tiempo. En ese caso, lo lees para ti, y luego cierras de nuevo los ojos y sigues entregandote a la música).

El ejercicio es un acto de entrega en sí, tanto a la música como a los poemas, siempre desde el corazón. Deja que la música y los poemas te inunden de tal forma que lleguen a conmoverte. Déjate raptar por las notas y por el significado de los poemas, emocionate tanto como necesites, sin límite. Sé natural y no fuerces nada. Procura no pensar, sólo sentir hasta que finalice la audición.

Una vez finalizada la audición, tómate todo el tiempo necesario para "recomponerte", serena tu corazón y procura quedarte en paz. Sólo cuando te sientas tranquil@ y en condiciones, vuelves a tu quehacer cotidiano.

Es muy importante el proceso de calma posterior a la audición, pues puedes estar muy sensible, con lo cual, si no vas a tener el tiempo suficiente para rehacerte, te recomiendo que no hagas el ejercicio.

  

Comentario:

¡No dudes en practicar esta Herramienta en grupo! Es una maravilla la experiencia de vivirla en compañía.

Debo aconsejarte, en este caso, que la luz sea muy tenue, pues os ayudará a no sentiros "observados". De todas formas, advierte a tus acompañantes que estén centrados en si mismos y que se abstengan de estar pendientes de los demás, pues el trabajo no sería efectivo.

Otro punto importante es la buena sonorización. La música y los poemas conviene poderlos escuchar claramente y con un buen volumen pues, de lo contrario, el efecto emotivo no es el mismo.

 

Observaciones:

Como ya te he dicho anteriormente, es importante advertirte que esta no es una Herramienta para realizarla regularmente. Más bien te aconsejo que la utilices de vez en cuando, como "bálsamo para el espíritu".

 

 

 

 Comenta tu experiencia

 

VOLVER A

Herramientas Consciencia

 

 

IMPORTANTE:  Consulta a tu médico si tienes algún problema físico o psicológico, o ante la más mínima sospecha de que estos ejercicios puedan perjudicarte. Midnight Sun no se hace responsable del mal uso de estos ejercicios.