Otra página web de

Midnight Sun - Creando un nuevo mundo

paz-interior

 

 

 Herramienta CP10                Tacto flor

 

 

MÚSICA PARA EL CUERPO

Esta es una Herramienta un tanto peculiar. La podrás utilizar tanto a diario como en momentos puntuales, pues vas a ver como en unos pocos minutos consigues lo que se llama vulgarmente "cargar pilas".

Si "mi libreta" es mi Herramienta estrella dentro del apartado Mente y Emociones y, la "meditación centrante", en mi caso el Zen, es mi Herramienta estrella dentro del apartado Consciencia, te diré que tal vez sea esta Herramienta, "música para el cuerpo", la estrella del apartado Trabajo Corporal, ya que me ayudó enormemente en muchos momentos en los que estaba realmente al límite de mis fuerzas, en todos los niveles.

Es una Herramienta francamente sencilla y fácil de poner en práctica; y, a la vez, es de las que tienen un efecto inmediato, en este caso, en tu cuerpo. Aunque te aseguro que repercute también, sin lugar a dudas, en tu estado de ánimo.

Verás que en los tres apartados que te ofrezco con Herramientas hay una de ellas en la que la música forma parte. La razón es indiscutible: "la música, como bien dicen, es el lenguaje del alma"; huelga decirte lo que una música que te agrade puede llegar a provocar en tu interior.

En este caso la  Herramienta  que propongo está enfocada al trabajo corporal, que es lo que se pretende en este apartado. En este caso, vas a tener la ocasión de utilizar todos tus sentidos de una forma espontánea, pues el ejercicio, en sí mismo, incita a ello.

Recomendación muy importante antes de empezar: DEJA DE PENSAR Y SIENTE CON TODOS LOS POROS DE TU PIEL.

Vas a necesitar un aparato de música y una canción, o máximo dos, que te gusten mucho. Conviene que no sean de muy larga duración, ya que el trabajo no pretende dejarte extenuad@, más bién pretende darte una ración de "vitalidad" para el cuerpo. En esta ocasión convendrá que sea, si es posible, una melodía que no tenga demasiada letra. Si no es posible, también te sirve una canción de la cual no entiendas la letra. Te explico, lo que pretende esta Herramienta es que te fundas con la melodía y, si hay una letra entendible, va a ser más difícil que tu mente no se identifique con lo que dice y se quede al margen unos minutos, que es lo que realmente te interesa. Recuerda: no pensar, sino sentir.

 

Lugar recomendado:

Un lugar en que puedas expresarte sin que haya interrupciones ni te sientas incómod@ o juzgad@.

Si no tienes un espacio muy grande no te preocupes, ¡hazlo igualmente!

Yo he realizado este ejercicio en lugares donde sólo podia moverme de cintura para arriba y un poco las piernas. En ese caso, usa tu imaginación pues, aún te queda el ponerte de puntillas, bajar y subir el cuerpo, mover los brazos, la cabeza, etc... lo que se te ocurra. ¡No te olvides de tu enorme creatividad!

 

Tiempo recomendado:

El tiempo que dure la canción o canciones que hayas escogido. Ya te he dicho que conviene no alargarse demasiado, pues no se pretende que te agotes, muy al contrario.

Utilízala si vives unos días de dificultad o de mucha presión o estrés. En ese caso, fuérzate a realizar el ejercicio al menos una vez al día durante un par de semanas. Encuentra el momento más adecuado para tí. Si no estás muy animad@, márcate alguna hora del día y, aunque luego se ta haga costoso el realizarlo, intenta no dejarlo pasar. Sólo son unos minutos, y luego vas a agradecer con creces el haber utilizado esta Herramienta.

 

Desarrollo del ejercicio:

Antes de empezar, utiliza alguna de las Herramientas para centrarte. La primera de cada apartado te servirá. En cualquier caso, si no tienes tiempo, ya sabes que haciendo dos o tres respiraciones profundas, siguiendo el recorrido de la respiración y soltando el aire calmadamente será suficiente. Puedes visualizar cómo al soltar el aire dejas ir todas las tensiones acumuladas en el cuerpo. Al inspirar, imagina que inhalas aire muy puro y sanador; y al exhalar, imagina que dejas ir todo lo que no te sirve. Puedes visualizar en ese caso un humo negro, o lo que a ti te de la sensación que representa lo que no te gusta, e imaginar que te lo estás sacando del cuerpo. ¡Se creativ@ en estos casos!

Una vez centrad@, puedes poner la música y, seguidamente, cierras los ojos y centras tu atención en la zona de debajo del ombligo. Con la mente ahí situada, empieza a mover tu cuerpo, fundiendote con la música. No pienses, y siente desde el corazón; desde allí haz surgir el movimiento.

Al principio, si no estás habituado a moverte con la música, parecerá que no surge ningún movimiento, o que tus movimientos van a ser muy limitados. No te desanimes y no te rindas. En estos casos, empieza por provocar tú el movimiento. Mueve los brazos hacia arriba, gira la cabeza hacia los lados, haz movimientos de caderas, todo ello de forma suave y al ritmo de la música. Verás que, aunque tú provoques los movimientos al principio, habrá un momento que algunos saldrán espontáneos y, al cabo de un tiempo de hacer el ejercicio los movimientos saldrán sin pensarlo. Lo que te interesa es aprender a fluir con la música, de forma que no tengas que pensar en absoluto, sólo abrir el corazón y los sentidos a la música, y dejarte llevar.

No te olvides de dibujar una sonrisa en tus labios, y gozar todo lo que puedas con la música que has escogido, con el movimiento, la emoción que surge al oírla y la sensación de libertad que te provoca.

Es posible que te apetezca reír o llorar, no lo juzgues y deja que se manifieste, es muy bueno para sacar tensiones.

Tú eres el protagonista único del momento que te ocupa. Te sientes libre, agradecid@ y sin presiones. La mente se ha quedado al margen. SOLO TE QUEDA DISFRUTAR DE ELLO.

Una vez terminada la canción o música escogida. Vas a quedarte unos instantes con los ojos cerrados y las manos recogidas delante del ombligo, y vas a OBSERVAR todas las SENSACIONES que están ahora mismo en tu cuerpo. Procura mantener la mente al margen. Después, harás unas respiraciones suaves y profundas, puedes hacer un estiramiento de brazos y piernas a modo de bostezo y, seguidamente incorporarte de nuevo a tu vida cotidiana. Seguro que no tiene nada que ver a cómo estabas antes del ejercicio.

 

Comentario:

Si estás bajo de moral, de energía, de ánimos, haz uso de las Herramientas que utilizan música, de este apartado y el siguiente. Te van a ser de gran utilidad.

 

Observaciones:

Ejercicio precioso para compartir con tus hijos, con las amigas o amigos o quien quieras. Bailar una canción hermosa en grupo UNE MUCHÍSIMO.

En ocasiones puedes acompañarlo de alguna vela, incienso o lo que te apetezca, a modo de ritual.

Los rituales son para "elevar" lo que estás realizando y darle un matiz "sagrado". Es darle más intención y  propósito al ejercicio. Te aseguro que tiene mucha más fuerza. Más efectividad. ¡COMPRUEBALO TU MISM@!

Puedes hacer esta  Herramienta o cualquier otra con los complementos que te apetezcan. Con una velita, incienso, una luz especial, puedes bailar en el agua, o desnud@ (es francamente gratificante y muy especial la sensación que te provoca la desnudez al hacer un ejercicio, sobretodo el movimiento con la música. Te animo a probarlo, pues te va a sorprender).

 

 

 

comenta tu experiencia 

 

VOLVER A

 Herramientas Corporales

 

 

IMPORTANTE: Consulta a tu médico si tienes algún problema físic o o psicológico, o ante la más mínima sospecha de que estos ejercicios puedan perjudicarte. Midnight Sun no se hace responsable del mal uso de estos ejercicios.