Otra página web de

Midnight Sun - Creando un nuevo mundo

paz-interior

 

 

 Herramienta CP3                Tacto flor

 

 

CEPILLANDO TENSIONES

Esta Herramienta es formidable por su simplicidad y su efectividad.

Vas a necesitar un cepillo del pelo o similar, o bien un peine, aunque sería conveniente que estuvieran fabricados con materiales naturales.

Esta Herramienta trabaja principalmente sobre el sistema nervioso, por lo cual es un excelente ejercicio para la relajación.

 

Lugar recomendado:

Puedes hacer este ejercicio en cualquier espacio que hayas escogido para trabajar.

Lo puedes realizar de pie o sentado en el extremo de en una silla, con la espalda recta. Si tienes un tocador, puedes realizarlo delante del espejo.

También puedes hacerlo en la cama. Si es por la mañana, te ayudará a despejarte. Si es por la noche, y lo haces lentamente, te ayudará a relajar y soltar tensiones innecesarias.

  

Tiempo recomendado:

De diez a quince minutos como máximo, una vez al día. Por su sencilez puedes realizarlo cada día sin ninguna contraindicación.

 

Desarrollo del ejercicio:

Intenta centrarte antes de empezar el ejercicio e intenta tomar consciencia de todo tu cuerpo. Para ello, puedes hacer un previo de respiraciones profundas y lentas, o bien realizar la Herramienta CP1 de este apartado.

Coge ahora el peine o el cepillo que vayas a utilizar y deslízalo, sin presionar en exceso, desde la frente, más allá de la raiz del pelo, hacia atrás, masajeando bien hasta la nuca, y deslizando el cepillo hasta el final de la medida de tus cabellos. Realizarás este movimiento de delante hacia atrás tantas veces como te apetezca, y sin dejar ninguna parte del cráneo sin masajear.

Seguidamente puedes ir cepillando desde la nuca, o un poco más arriba, hacia abajo, pasando por el lateral del cuello, hasta la parte delantera, hasta el pecho; por un lado y por el otro. Hazlo cuantas veces te apetezca. Lo más probable es que aparezcan hormigueos o algun estremecimiento, que no debes reprimir, sino dejar que se manifiesten.

Ahora vas a cepillar los brazos de arriba a abajo, desde el hombro hasta los dedos de la mano. Luego, los cepillas por dentro, desde las axilas hasta el final de los dedos, pasando por las palmas de las manos. Hazlo tantas veces como te apetezca.

Puedes masajear las palmas de las manos haciendo círculos de menor a mayor y viceversa. O desde la muñeca, en línea recta, hasta las puntas de los dedos.

Cierra los ojos y siente el masaje con todo tu ser. No te olvides de dibujar una leve sonrisa, que te ayudará a sentir que todo tu cuerpo sonríe y está a gusto con el ejercicio.

Puedes masajear el tórax de arriba a abajo sin presionar demasiado, y después masajear todo el abdomen, desde el ombligo, trazando círculos cada vez más grandes, en la dirección de las manecillas del reloj.

Masajea las lumbares cepillando de dentro hacia afuera, es decir, de la zona más próxima a la columna hacia la cintura. Primero un lado y luego el otro.

Puedes masajearte suavemente, de hecho es muy beneficioso, la zona de las ingles, de arriba hacia abajo, ayudando en el drenaje de la linfa a los ganglios que allí se encuentran.

El hueso del pubis es una zona donde se acumula muchísima tensión, y los masajistas no acostumbran, por ser una parte íntima, a trabajarla. En este caso, como eres tú quien se realiza el masaje, aprovecha para trabajarte esta zona. Lo puedes hacer dando pequeños golpecitos en toda la región con el mismo cepillo, y seguidamente cepillando de arriba a abajo.

Toda la zona del sacro y el coxis la puedes trabajar de la misma forma.

Una vaz activadas esas zonas, cepilla, ahora con más presión, las piernas, de arriba a abajo, comenzando desde el glúteo, tanto por la parte externa como por la interna. Hazlo las veces que quieras; las piernas te van a agradecer el masaje.

Y, casi terminando el ejercicio, puedes sentarte en una silla o en el borde de la cama y trabajas los pies igual que hiciste con las manos. Primero de forma circular, y después desde el talón a la punta, tantas veces como quieras disfrutarlo. Si tienes cosquillas puedes hacerlo presionando un poco más el cepillo; y si aún así tienes cosquillas, puedes probar dando golpecitos del talon a la punta con el cepillo.

Para finalizar cierra los ojos y, apoyando las manos en los muslos, con las palmas hacia dentro, haz una pequeña revisión del estado de tu cuerpo. Sentirás que la circulación sanguínea se ha reactivado, proporcionándote cierta sensación de bienestar. No te olvides de mantener la sonrisa, que va a ayudarte a afrontar el día si has ralizado el ejercicio por la mañana, o a dormir en paz si lo has realizado antes de acostarte.

Si te sale del corazón es muy sano dar las gracias por las oportunidades que la vida te ofrece, aunque sea por el mero hecho de poder realizar un simple ejercicio con tranquilidad.

 

Comentario: 

Puedes realizar el ejercicio como un buen preventivo para la caida del cabello y para la reactivación del crecimiento capilar, si trabajas solamente la cabeza y la nuca. En ese caso recomendarte el cepillado del pelo suavemente hacia atrás durante un mínimo de cinco minutos, antes de acostarte.

 

Observaciones: 

Guarda esta Herramienta  para cuando alguien no pueda coinciliar el sueño, pues es ideal para hacer masaje a los niños. ¡Les encanta!. En ese caso, será suficiente con que cepilles suavemente al pequeño de la cabeza a los pies durante unos minutos, mientras está recostado boca abajo, y aunque sea por encima de la sábanas.

 

 

comenta tu experiencia

 

VOLVER A

Herramientas Corporales

 

 

 

IMPORTANTE: Consulta a tu médico si tienes algún problema físico o psicológico, o ante la más mínima sospecha de que estos ejercicios puedan perjudicarte. Midnight Sun no se hace responsable del mal uso de estos ejercicios.