Otra página web de

Midnight Sun - Creando un nuevo mundo

paz-interior

 

 

Herramienta ME2                  Garras cabeza  

 

 

MI LIBRETA INCONDICIONAL 

De todas las Herramientas, ésta es quizás la que más he utilizado, y desde hace más tiempo. Es realmente incondicional. Te puede ser útil en muchos momentos, y es una forma muy eficaz de descargar y, por encima de todo, de aprender a conocerte.

Es incondicional porque no se queja, no te juzga ni te riñe, y porque siempre está ahí, si tú quieres, acompañándote. Puedes utilizarla para escribir tu diario, escribir quejas, pedir perdón, despedirte, reconciliarte, suplicar, sacar tu enfado, tu alegría, tu pena, tu frustración. También te sirve para dibujar, garabatear, escribir poemas, hablar y reconciliarte con tu parte más niña, con tu parte más juiciosa, con tu parte masculina o femenina, con tu padre, tu madre, tu amig@, enemig@, etc...

¡Tiene infinidad de posibilidades!

En este apartado, voy a darte una pauta general de cómo utilizarla; y tú, haciendo uso de tu creatividad, seguro que le encuentras muchas más utilidades.

 

Lugar recomendado:

Tranquilidad ante todo. Busca un espacio donde puedas estar como mínimo media hora sin ser molestad@.

Si puedes, vete a la naturaleza o a dar un paseo, y búscate un lugar tranquilo donde puedas trabajar.

En ocasiones trabajé, cuando no había más remedio, en el coche, mientras esperaba la salida de los niños del colegio. Salía un poco antes y aprovechaba para escribir mientras esperaba a que salieran. Algo es algo, pensaba. Francamente, me era útil. Pues, con poco tiempo, es posible tomar consciencia de cosas importantes.

 

Tiempo recomendado:

Mínimo diez minutos y máximo una hora.

Te conviene tener un despertador o algo que te avise, como mínimo, unos cinco minutos antes del momento en que tengas que incorporarte a tu quehacer cotidiano. Si puede ser que el aviso sea suave, mejor.

Es muy curioso que, cuando el trabajo está del todo realizado, tu mism@ vas a notar que no es necesario insistir más. Con lo cual no tendrás que repetir el ejercicio en más ocasiones para ese cometido.

A lo mejor estás trabajando un resentimiento hacia algo o alguien, y trabajas en una ocasión durante diez minutos. Al terminar, quizás ves las cosas un poco distintas, pero la emoción fuerte sigue allí, y hay cosas que todavía no están claras en tu mente. En ese caso, repetirás el ejercicio al día siguiente y en los días sucesivos que hagan falta, hasta que notes que ya está finalizado; y lo notarás en que, para empezar, tu resentimiento se habrá calmado, entenderás el porqué de él y habrás identificado la raiz de tu problema, con lo cual éste se diluye y ya no te afecta. ¡Genial, prueba superada!

 

Desarrollo del ejercicio:

Verás que a las distintas formas de trabajar con tu libreta incondicional les he puesto un título, y te las explico una a una. Como ya te he dicho en numerosas ocasiones, inventa otros modos, si lo consideras necesario. Haz uso de tu imaginación y tu creatividad.

 

"Vomitando" durante diez minutos

Este ejercicio es ideal para esas épocas o días que te sientes agobiado, desbordado, o bien cuando veas que hay una situación o una persona que está afectando tu estado de ánimo. Sobretodo, en aquellos momentos en que no sepas que es lo que realmente te está afectando.

En el lugar que hayas escogido para hacer el ejercicio, sientate cómodamente, regula el reloj o lo que tengas para que te avise, y ponte delante de "tu libreta incondicional". Una vez programado el tiempo de trabajo que hayas establecido, procura centrarte en tí. Si es necesário, haz dos o tres respiraciones lentas y profundas, y expulsas el aire despacito.

Si hay algún tema en concreto, intenta pensar y sentir primero lo que te provoca, durante unos instantes, y luego lo dejas al margen para empezar el ejercicio.

El ejercico consiste en, SIN PENSAR,  ponerse a escribir lo primero que te venga a la cabeza, sin dejar de hacerlo hasta finalizado el tiempo que hayas establecido. Es muy importante no dejar e escribir. Verás que, en algunos momentos, pensarás "no tengo ni idea de qué poner" o  "qué estupidez escribir porque si". Pues bien, escribe eso mismo. Lo que se pretende con el ejercicio es que saques lo que hay en el inconsciente, sea lo que sea lo que emerja; por lo que, si te paras a pensar lo que vas a escribir, va a ser tu parte consciente la que va a hacer el trabajo y no va a serte de ninguna utilidad. Por tanto, escribe lo que se te ocurra, puede ser que empieces de repente a insultar, a decir cosas que no tenías ni idea que estaban allí; pueden aflorar cosas que te van a sorprender y a la vez clarificar el por qué de tu malestar. Escribe sin pensar, hasta que el avisador que hayas programado empiece a sonar.

Importante: Da igual la letra que hagas, las faltas de ortografía, si está ordenado o no; todo eso no importa. Lo que impota es que expreses sin que participe la mente racional.

Este ejercicio es buenísimo para relajarte en momentos de estrés y de ansiedad; no lo subestimes.

Una vez haya sonado el aviso. Un momento de pausa, respiración profunda con participación de todo el cuerpo a modo de gran bostezo... y vida cotidiana.

No intentes leer lo que has escrito en ese momento. No hace falta ni que lo leas nunca, esa no es su función. Ahora, si quisieras leerlo o revisarlo, hazlo al cabo de unos días o, al menos, deja pasar una noche.

Este ejercicio lo puedes hacer perfectamente antes de acostarte. Yo lo he hecho en la cama mismo cuando ya todos dormían. En ese caso, atención a los sueños que tengas después, pues podría ser que tuvieras más actividad onírica.

Otra forma de trabajar es marcándote antes de empezar el ejercicio un número de páginas que tienes que llenar por delante y por detrás, de cinco a diez aproximadamente. Haz un mínimo de cinco para darle espacio a tu inconsciente para que se manifieste.

 

El "adjetivo"

Ésta es otra forma muy interesante de trabajar con tu libreta. En esta ocasión, lo utilizarás en aquellos momentos en que una situación o una persona te altere.

En el apartado Mente y Emociones, escribo:

"Otro aspecto que quiero remarcar es que, cuando tenemos un conflicto con otra persona, tenemos la tendencia a pensar que son los demás los "culpables" de nuestro malestar. Eso no es del todo cierto pues, si te das cuenta, vivirlo desde la calma o vivirlo desde la más absoluta desesperación es una elección que te pertenece exclusivamente a ti. De todas formas, si quieres resolver de verdad el problema, convendrá que, de forma valiente y sin emitir juicio alguno, te formules esta pregunta:

¿Que hay en mi para que eso me altere?" 

Esta Herramienta te servirá para responder esta pregunta. Lo primero que conviene que hagas es, con calma y dándote el tiempo que necesites, mirar la situación de la forma más desapegada posible (como si vieras una película en una pantalla). Mírala y siéntela con todo tu cuerpo. Pasados unos momentos, vas a resumir la situación en una palabra. Pónle un adjetivo que lo englobe todo, que represente la situación o a la persona que te está provocando el malestar. Procura elegir la primera opción que te pase por la cabeza, si tienes alguna duda entre varias palabras.

Normalmente, sale una palabra muy concreta. En caso de que te saliera más de una palabra, trabajalas de la misma forma que ahora te indico, pero por separado y con un día de margen como mínimo entre una palabra y la otra.

Una vez tengas la palabra, la vas a escribir en "tu libreta" y vas a trabajar con ella de la siguiente forma:

  1. Busca su significado en el diccionario. 
  2. Puedes buscar sinónimos de esa palabra. 
  3. Anota por escrito cuál es para ti el significado de esa palabra. Intenta ser muy explicito. 
  4. Escribe qué representa para tí el significado de esa palabra. Por ejemplo, si el resumen de una situación que me altera fuera la palabra manipulación, voy a escribir qué representa para mi esa palabra. 
  5. Después, escribe qué pasa en ti cuando alguien que se relaciona contigo o en una situación que te altera hay, en este caso, manipulación. Escríbelo con todo tipo de detalles. 

Llegados a este punto, te voy a pedir que hagas algo que tal vez te parezca ilógico, pero que es precisamente lo que te va a llevar a resolver de verdad el problema.

  • Coge la palabra que resume la situación y, con mucha franqueza y sin miedo, mírate a ti mism@ y mira a ver si hay algo de eso en ti. No tiene porque ser en las mismas circunstancias. Por ejemplo, si la palabra es manipulación, vas a ver en que situaciones o momentos tu puedes llegar a ser manipulador. En ocasiones ni siquiera es una manipulación hacia los demás, podría ser que te manipularas a ti mismo, haciendote creer algunas cosas para no afrontar algunas situaciones que te producen miedo o dolor.  

Es muy importante la sinceridad contigo mism@. No sufras por lo que pueda salir con todo este trabajo. Tu libreta no te va a juzgar en absoluto. Y tu tampoco debes hacerlo. Lo importante es que vayas observándote y sepas hasta qué punto lo que te rechina fuera de ti es algo que conviene que resuelvas en tu interior.

Sólo el hecho de saber que en ti existe eso que no te gusta te abre una ventana a la reconciliación con el problema, y verás que lo vas a vivir de una forma muy distinta. El problema que te alteraba tal vez siga ahí en tu vida cotidiana, pero tu lo vas a vivir de otra forma pues, si has hecho el ejercicio con intención e interés, ya no te va a alterar tanto.

Una vez hayas terminado la inspección, intenta relajarte o escuchar alguna música agradable para cerrar el trabajo.

Es posible que sientas que no has acabado de resolverlo en este momento, pero puedes vovlver a ello al día siguiente, y todos los días que necesites, hasta que sientas que lo has resuelto. Tal vez surjan otros conceptos que no tenías previstos, y que tendrás que trabajar de la misma forma.

Tómate el tiempo que necesites. A veces estos trabajos pueden durar mucho tiempo, pues se van haciendo según como vayan generandose las situaciones.

No te desanimes y confía en ti. Estás aprendiendo a CONOCERTE. No olvides que, al igual que vas descubriendo facetas  tal vez "poco sanas" en ti, vas a descubrir otras que te van a sorprender y agradar. Estás invirtiendo  tu  tiempo y tu energía en algo que te va a recompensar con creces  todo tu esfuerzo. Estás aprendiendo a vivir la vida y a pintarla de muchos colores.

 

Para la pena, lápiz y pañuelos

Cuando sientas pena, tristeza, incluso frustración o desánimo, te va a ser muy útil volcar esos sentimientos en "tu libreta".

En este caso, es indispensable que busques un lugar donde, a parte de no ser molestad@, puedas sentirte acogida y protegida. Procura acomodarte bien, que la temperatura sea agradable para ti; si es necesario cúbrete con una manta. Si te apetece, quema un poco de incienso o esencia. (Te aconsejo que utilices inciensos que no tengan mucho perfume, que sean de aroma natural. Si tienen un olor muy fuerte, enciéndelo una hora antes de que vayas a trabajar)

Por supuesto, puedes hacer el ejercicio fuera, en el jardín o en la naturaleza (ten en cuenta que es posible que el ejercicio te invite a llorar, y has de ver si estás dispuest@ a que te vean).

Ten a mano "tu libreta inondicional", un lápiz, bolígrafo o similar para escribir, y un pañuelo, por si necesitas llorar.

Si tienes un tiempo determinado, ponte un avisador como mínimo diez minutos antes de que tengas que irte.

El ejercicio solamente requiere que, una vez estés acomodado, te centres con algún ejercicio de relajación,  meditación o usando la respiraciones profundas; y, una vez centrado, cierres los ojos y te metas de lleno en la emoción que te afecta. Puedes visualizar algun momento o a alguien que te provoque dicha sensación de tristeza, pena, desánimo o lo que tu veas que te está aquejando.

Una vez estés con todo tu ser dentro de esa emoción, abres los ojos y empiezas a escribir todo lo que sientes, el cómo te sientes, quién o qué te lo provoca, lo que está siendo, lo que te gustaría que fuera o como te gustaría que fuera.  Deja que aflore todo el sentimiento, y expresalo sin miedos. ESTÁS EN UN LUGAR PROTEGIDO, Y NADIE TE VA A JUZGAR. Procura no ser tú el que lo haga.

Si sientes que quieres llorar, hazlo sin miedo. Puedes llorar a tus anchas, y cuando estés más calmad@ vuelves a coger tu libreta y sigues volcando en ella todo lo que sientas. Verás que, a medida que pasa el rato, te vas sintiendo muho mejor.

El ejercicio pretende que sueltes y puedas expresar tus sentimientos. Eso descarga muchisimo y te deja con una sensación de mucha paz.

Es muy probable que al escribir puedas reconocer y darte cuenta de cosas que pueden serte de utiliad para resolver lo que te aflije.

Antes de terminar, tómate unos minutos para serenarte. Puedes escuchar una música que te anime y agrade, puedes movilizar el cuerpo un poco.

A mi me encanta hacer un pequeño sprint, corriendo como una loca cincuenta, cien metros o más, si me es posible y el lugar lo permite. Pero hay algo que me reconforta de una forma muy especial cuando trabajo sentimientos de pena o tristeza, y es buscar un lugar bañado por el sol, y dejar que éste me caliente y me reconforte durante unos instantes. La verdad es que se agradece mucho. ¡PRUEBALO! 

 

A la rabia ¡ponle colores!

Si lo que pretendes es sacarte un enfado de encima, vas a hacer el trabajo con "tu libreta incondicional" siguiendo el mismo patrón que en el ejercicio anterior; pero aquí tendrás que añadir un buen puñado de lápices de colores, entre los que no deben de faltar el rojo y el negro. Tambíén te puede ir bien tener a mano unos cuantos periódicos. 

Una vez centrado, vas a conectar con esa emoción y, seguidamente, vas a escoger un color de los que habrás esparcido frente a ti; va a ser con ese color con el que vas a empezar a volcar emociones, escribiendo todo lo que sientas dentro de ti. Es muy probable que el color que elijas sea un rojo o similar, pues tienen más fuerza.

Es posible que en algún momento de máxima expresión lo que te apetezca no sea escribir, sino mas bien garabetear o dibujar algo. En ese caso, tienes los colores delante de ti, expresa a través de la linea, los puntos, el dibujo, los colores, lo que hay dentro de ti; no te cortes. Tal vez empieces a ensuciar hojas y más hojas con tus expresiones. Todo está bien. Suéltalo.

Cuando se trabaja con la rabia hay unos puntos que has de tener en cuenta y que son SAGRADOS, antes de empezar con esta Herramienta .

En primer lugar, es obligatorio marcarte un tiempo (máximo quince minutos) para este trabajo, del que vas a salir por medio de algun aviso en el tiempo establecido.

En segundo lugar y muy importante: NO VOY A DAÑAR A NADA NI A NADIE, Y MENOS A MI MISM@.  

Cuando se trabaja con la agresividad, habrá veces en que nos apetecerá romper una vajilla entera. Es por eso que conviene que tengas muy claro desde el principio que no vas a romper nada que tenga un valor, pues así no vas a superar esta emoción; al contrario, la vas a reactivar.

Por esta razón es por la que vas a tener a tu vera unos pliegues de periodicos antiguos (es decir, ya sin ningún valor) y, en el caso que te diera por romper algo, vas a agarrar uno de los periódicos y lo vas a ir rompiendo a trocitos. Los trozos los vas a recoger todos y los vas a guardar en una bolsa, con la que vas ha hacer un ritual. Simplemente con que consciente e intencionadamente tires toda tu rabia (los trocitos de papel dentro de la bolsa) al cubo la basura ya estarás dándole un sentido de ritual y, por lo tanto, te va a favorecer.

Una vez suene el aviso que te hayas puesto, estés como estés, hayas llegado donde hayas llegado, vas a dejar el ejercicio, levantándote, haciendo un par de respiraciones profundas, estirando brazos y piernas a modo de bostezo y con una amplia sonrisa, para después continuar con tu vida cotidiana.

Por experiencia te diré que en cualquier momento puedes salir de la emoción si te lo propones. Al sonar el aviso, y sin más dilación, cambia la actitud que tengas en ese momento; y, si queda todavía algo por resolver, lo aparcas hasta el día siguiente. Verás que no te va costar hacerlo.

 

Reconciliándome con mi Niña, mi parte Masculina/Femenina

Seguro que, en más de una ocasión, has tenido la sensación de que algunas partes de ti misma parece estar disociadas y que van a su aire. Se habla mucho en autoayuda de lo que llaman, por ejemplo, el Niño o la Niña interior. O, por otra parte tu lado Masculino y tu lado Femenino. Parece ser que hay facetas de uno mism@ que no están del todo integradas, o que hay aspectos de nuestra personalidad que quedaron anclados en épocas anteriores. 

Yo trabajé con este sistema y con unos resultados sorprendentes, mis miedos "de toda la vida" y mi dificultad de relación con "lo masculino". En los dos casos utilicé esta misma Herramienta, consiguiendo en ambos casos una información esencial para reconciliarme con ello.

En los dos casos había algo que no acababa de determinar y que me provocaba, en uno de los casos, miedo y, en el otro, dificultades en la relación con los hombres y todo lo que podríamos llamar "masculino".

Esta Herramienta está indicada para identificar la causa de algunas actitudes "poco saludables" y que te impiden ser como tú quieres. En última instancia, te va a ayudar a conocerte un poco más, que ya supone una gran satisfacción.

El ejercicio consiste en que realices el previo de los ejercicios anteriores y, una vez centrado, cojas "tu libreta incondicional" y te dispongas, a través de ella, a tener un diálogo con esa "parte de ti" que tienes disociada.

Para empezar, si eres diestro, con la mano izquierda escribirás en nombre de tu parte disociada (tu Niñ@ interior, tu sombra, tu parte masculina o femenina, lo que pretendas integrar). Con la derecha (en caso de que seas zurdo, tendrá que ser la izquierda) va a escribir tu parte "consciente". Con tu mano dominante vas a empezar escribir desde ti mismo y a preguntar a tu parte "disociada" todo lo que se te ocurra para poder saber cómo está, el porqué de estar como está, etc... Va a ir respondiendo a las preguntas que se te ocurran esa parte al parecer en desarmonía, y lo va a hacer escribiendo en la libreta con tu mano no dominante.

Es muy importante dejar que las preguntas y repuestas vayan fluyendo. Intenta no pensar demasiado las respuestas, sobre todo cuando es tu "inconsciente" el que está escribiendo. Es verdad que escribir con tu mano no dominante puede ser en ocasiones muy dificultoso,  pero no es imposible, y de hecho lo vas a hacer si pasas por alto el hacer una letra entendible y sin faltas. La idea es que esa parte inconsciente se exprese. Es posible que, luego, ni tu mism@ entiendas lo que has escrito, pero eso no importa, pues lo has escrito tú mism@, con lo cual tendrás una idea muy clara de lo que va surgiendo.

Márcate un tiempo de trabajo de como mínimo diez minutos al día, que prolongarás al menos una semana o dos. Es importante que, cuando finalize el tiempo establecido, te pongas un avisador. Después del ejercicio puedes hacer algunos movimientos de estiramiento de todo el cuerpo, ponerte alguna canción o, mucho mejor cantarla, antes de seguir con tu vida cotidiana.

Si vas a trabjar tu Niñ@ interior, por ejemplo, te sugiero que hagas un ejercicio complementario. Antes de empezar el trabajo, cierra los ojos e imagina ese niñ@ que fuiste. Fíjate bien en cómo lo ves y la expresión que tiene. Luego, intenta dibujarlo. (No importa si crees que "no sabes" dibujar. Lo importante es que te quedes con la sensación que te produce. A lo mejor lo puedes relacionar con un color, con un símbolo. Todo sirve.) Si vas a trabajar tu parte Masculina o Femenina, también puedes intentar dibujar cómo ves esa parte de ti. A lo mejor no ves nada, o te parece que no existe. Búsca algo que pueda definirlo.

Lo del dibujo va a ser muy significativo para ti, pues es muy posible que, a medida que trabajes esa parte en desarmonía y la visualices, comiences a percibirla de distintas maneras. Eso te va a dar una idea de en qué estado se encuentra el trabajo, y si necesita más atención por tu parte.

En mi caso la primera vez que imaginé a mi Niña interior, dibujé una figurita de color gris, acurrucada en un rincón. Tiempo después, cuando se me ocurrió volverla a visualizar, te aseguro que no tenía nada que ver con esa imagen. Para empezar, la imagen ya no era de color gris, había adquirido todos sus colores.

 

Comentario:

Es obvio que si estás en un lugar acogedor, un lugar donde te sientas a gusto, vas a trabajar mucho mejor. Pero aunque te toque trabajar en el baño, como me pasó a mi en algunas ocasiones, por ser el único lugar donde puedes estar unos minutos tranquil@, puedes enriquecer el espacio con una mantita en el suelo, una vela, incienso, una pluma o cualquier detalle u objeto que para ti sea importante o simbólico. Aunque, si no te es posible acomodar el espacio, no te preocupes, ya que lo único que es imprescindible eres tú, un bolígrafo, o algo que escriba y tu libreta.

PUEDES POTENCIAR EL TRABAJO QUE HAYAS HECHO CON "TU LIBRETA INCONDICIONAL" SI, A LA FINALIZACIÓN DEL TRABAJO CON LA  HERRAMIENTA, SOBRETODO EN EL CASO DE QUE HAYAS RESUELTO LO QUE TE AQUEJABA, COGES TODO LO QUE HAS ESCRITO Y, A MODO DE RITUAL, LO QUEMAS Y, POR EJEMPLO, LO DEVUELVES A LA TIERRA, LO TIRAS AL MAR PARA QUE SE TRANSFORME, O CUALQUIER FORMA SIMBOLICA QUE PARA TI REPRESENTE LA RENOVACIÓN, EL CAMBIO, ETC. (Con el ritual estamos trabajando a través de la simbología , la imaginación  y la intención , y creeme que tiene muchisima fuerza sanadora.)

 

Observaciones:

Normalmente, cuando quiero trabajar algo muy especial para mi, a modo de ritual, me acerco a una papelería y busco en ella una libreta que me llame la atención y con la que me apetezca trabajar lo que tenga entre manos en ese momento. Tal vez, depende de la economía y de las ganas, compro también un bolígrafo para la ocasión.

Otra de las ocasiones en las que voy en busca de una libreta es cuando tengo previsto un viaje especial. En ella, no necesàriamente escribo el recorrido y diario del viaje. En ella puedo volcar pensamientos, recetas, curiosidades, poemas, puedo dibujar y también, por supuesto,  puedo hacer algun trabajo personal que surja en esos días.

A los adolescentes les encanta esta Herramienta; y para los niños es un buen instrumento de expresión, sobretodo utilizando el dibujo. Recuerda que esta es una herramienta que se sugiere, no se obliga ni se impone, y menos tratándose del trabajo con uno mism@, ya que cada cual ha de tomar la decisión de llevarlo a cabo.

 

 

 

comenta tu experiencia

  

VOLVER A

Herramientas Mente y Emociones 

 

 

IMPORTANTE:  Consulta a tu médico si tienes algún problema físico o psicológico, o ante la más mínima sospecha de que estos ejercicios puedan perjudicarte. Midnight Sun no se hace responsable del mal uso de estos ejercicios.