Otra página web de

Midnight Sun - Creando un nuevo mundo

paz-interior

 

 

Herramienta ME3                  Garras cabeza  

 

 

CARTA DE DUELO, DESPEDIDA O RECONCILIACIÓN 

Cuando iniciamos el proceso de conocernos a nosotros mismos a través del trabajo constante en la resolución de nuestros conflictos , se abre una maravillosa puerta a la comprensión y el entendimiento de los problemas de los demás, ya que te haces capaz de ver en el otro tu mismo proceso y tu mismo sufrimiento, y entonces aparece, inevitablemente, la compasión.

El cambio a esa nueva humanidad que todos anhelamos se halla en cada acto que realizas en la mejora de ti mismo, de ti misma, y de tu entorno.

En la medida en que cada persona haga un esfuerzo por acrecentar su nivel de consciencia, aunque sea mínimamente, todos estaremos colaborando, de forma firme y contundente, en la construcción de un mundo mejor.

De todas las Herramientas el uso de lápiz y papel es quizá el método de trabajo que más he utilizado y desde hace más tiempo. Es realmente incondicional, puede serte útil en muchos momentos y es una forma muy eficaz de descargar y sobre todo, de aprender a conocerte.

 

Incondicional porque no se queja, no te juzga ni te riñe y porque siempre está ahí, si tú quieres, acompañándote. ¡Tiene infinidad de posibilidades!

 

En esta ocasión, voy a enseñarte un sencillo modo de trabajar con duelos o despedidas.

 

Pero, antes que nada, debo aclararte que, cuando hablo de duelos o despedidas, no necesariamente me refiero a personas. Puedes utilizar el mismo método para trabajar con lugares, con trabajos, con animales, plantas, incluso con "aquella muñeca que yo deseaba tanto cuando era niña y  nunca me la compraron”, etc ... cualquier cosa de la que necesites despedirte para poder seguir "tu camino" sin añoranzas o cargas que te impidan estar en paz.

 

Lugar   recomendado:

Tranquilidad ante todo. Busca un espacio donde puedas estar sin ser molestad@ hasta el final del ejercicio.  

 

Si puedes, vete a la naturaleza o a dar un paseo y búscate un lugar tranquilo donde puedas trabajar.

 

Si, por cualquier razón, no dispones de un lugar “idóneo” para realizar el ejercicio ¡NO DEJES DE HACERLO! Es mucho más importante el hecho de que lo hagas al dónde lo hagas. Nunca dejes de hacer un ejercicio por circunstancias que “hipotéticamente” te lo impidan, sino más bien al contrario; saca a relucir tu abundante creatividad (todos la tenemos, aunque a veces esté un tanto dormida). Sólo tienes que ponerla en funcionamiento, y verás cómo te sorprende. Y, por encima de todo, adapta el ejercicio a tus circunstancias.

 

Tiempo recomendado:

En esta ocasión no voy a ponerte un tiempo establecido, pues es importante que te reserves un tiempo ilimitado en el que puedas trabajar sin tener que dejar el trabajo a medias. 

 

Si no tienes más remedio que hacerlo en intervalos de tiempo, no lo desestimes y hazlo de todos modos; te va a costar un poco más meterte en el ejercicio, pero en este tipo de trabajos a lo mejor en  cinco minutos has conseguido plasmar en el papel algo sumamente significativo y esclarecedor para ti y, por tanto, enormemente útil. 

 

Igual que en otras Herramientas, cuando el trabajo está completado, tu mism@ vas a notar que no es necesario insistir más. Con lo cual no tendrás que repetir el ejercicio en más ocasiones para ese cometido.

 

Por ejemplo, a lo mejor estás trabajando un duelo de algo o alguien. Al terminar ves las cosas un poco distintas, pero la emoción fuerte sigue allí y hay cosas que todavía no están claras en tu mente y en tu corazón. En ese caso, repetirás el ejercicio al día siguiente y durante tantos días como sea necesario, hasta que notes que el trabajo ya está finalizado, es decir, cuando sientas que tus emociones se han calmado.

 

Desarrollo del ejercicio:

 

 Carta de duelo o despedida

Antes de empezar el ejercicio, vas a hacer un par de respiraciones profundas, inhalando por la nariz y dejando que el aire te llene profundamente, para luego ir soltando el aire muy lentamente y despacio, por la boca, haciendo una espiración prolongada. 

Después de hacer estas dos respiraciones , vas a dejar que tu ritmo respiratorio se armonice, abriendo levemente la boca y dejando que la respiración larga sea larga y la corta, corta; así conseguirás que se armonice de forma natural. Verás que, pasado un tiempo, surge una sensación de atención y presencia más acusadas, y la respiración se vuelve natural. En ese punto es cuando pasarás a la respiración nasal, dejando que siga el mismo ritmo natural. 

Seguidamente, en el lugar que hayas escogido para hacer el ejercicio, siéntate cómodamente. Es importante que te sientas a gusto. Si te apetece, puedes ponerte una velita, quemar incienso, esencias, poner una luz más tenue o lo que prefieras para estar a gusto. 

Una vez relajado  vas a pensar y sentir durante unos instantes lo que te provoca el asunto que vas a trabajar, antes de entrar de lleno en el ejercicio.  

El trabajo consiste en escribir una carta a la persona, objeto o situación a la que te enfrentes, teniendo mucho cuidado de poner todo lo que te supone, en este caso, la despedida, la pérdida o la no obtención.  

Vas a dirigirte en primera persona y directamente, aunque sea una situación o un objeto. Conviene hablarle desde todos los ámbitos y explicarle lo que sientes de bueno o de malo ante la situación. Además vas a contarle lo que significaba para ti, lo que supondría o supuso el haberlo tenido y lo que supone el hecho de tener que prescindir de "ello".  

Es importante que expreses cualquier cosa que se te ocurra con referencia al duelo en el que estás o de lo que te despidas. 

Si es oportuno y viene al caso, no te olvides de dar las gracias por lo que ha sido hasta ahora. 

Y, en cualquier caso, no te olvides de despedirte con cariño, aceptando la situación y dejando que lo que debas soltar se vaya.

  

Quiero recalcar que cuando el duelo es hacia un persona, animal o cualquier ser querido, principalmente, el hecho de "soltar" no significa borrarlo de tu memoria. Muy al contrario, lo que se pretende es reconciliarte con la situación que te afecta para poder seguir tu vida en paz con el pasado.

 

Esta carta va a ser tan larga como sea necesario. En muchos casos ocurre que la realización de la misma puede ocuparnos varios días o semanas. No importa el tiempo que necesites para hacerlo. Y, como en otras Herramientas, te darás cuenta tu mism@ de cuándo ha finalizado el trabajo, pues sentirás que ya no hay nada más que decir y, principalmente, porque una sensación de descarga y paz ocupará el lugar de tu malestar.

 

En el caso de los duelos, una vez sientas que el trabajo está terminado, puedes hacer (como te nombro en el apartado observaciones) un ritual para acabar el trabajo de una forma más contundente. Voy a compartirte uno que hice yo para despedirme de un ser querido.

 

Una vez terminada la carta de despedida busqué un bonito sobre y la puse dentro. Seguidamente, rodeada de amigos, la quemé en la chimenea de la casa, mientras de fondo sonaba una bonita canción que escogí para la ocasión. Una vez quemada la carta recogí las cenizas y las mezclé con la tierra de una hermosa orquídea que me habían regalado. Lo siguiente fue el que durante algún tiempo estuve cuidando con mucho cariño aquella planta, símbolo de mi duelo.

   

Si utilizas una planta para enterrar las cenizas, es muy importante que entiendas que la planta es efímera, por lo que en el momento que la planta se muera no va a pasar nada. Simplemente, le das las gracias por acoger las cenizas, que tenían un valor para ti, y ya está.

 

Carta de reconciliación

En este caso, vas a tratar aquellas situaciones en las que haya un conflicto con algo o alguien, sin necesidad de tenerlo enfrente. En muchas ocasiones arrastramos un enfado o no nos hablamos con ciertas parsonas desde hace mucho tiempo por motivos diversos, sobre todo cuando se trata de familiares, y puede suponernos un contratiempo y un malestar que vamos cargando indefinidamente. En muchas ocasiones no somos nosotros los que renunciamos a la relación, sino que es la otra parte la que se niega.

En el caso de la reconciliación, el trabajo es prácticamente el mismo que el anterior. Vas a hacer una carta con los mismos parámetros que el ejercicio de duelo o despedida, sin olvidarte sobretodo de expresar todo lo que podrías o querrías expresar si tuvieras a la persona o circunstancia delante. Si son varias personas, conviene que hagas el ejercicio para cada una separadamente. El resto de la Herramienta, incluido el ritual, puedes hacerlo del mismo modo.

Recuerda que "los rituales" conviene que los hagas e inventes a tu medida, y según tus creencias y circunstancias. Huelga decir que no tienes que hacer jamás ningun ritual que pueda perjudicarte ni a ti ni a los demás en ninguna circunstancia.

 

Comentario:

Como te comentaba anteriormente, es obvio que, si estás en un lugar acogedor, donde te sientas a gusto, vas a trabajar mucho mejor. Pero, aunque te toque trabajar en el baño, como me ha pasado a mí en más de una ocasión, por ser el único lugar donde puedes estar unos minutos tranquil@, puedes enriquecer el espacio con una mantita en el suelo, una vela, incienso, una pluma o cualquier detalle u objeto que para ti sea importante o simbólico. Aunque, si no te es posible acomodar el espacio, no te preocupes, ya que lo único que es imprescindible eres tú, un bolígrafo o algo que escriba, y unas hojas de papel.

 

CON ESTA HERRAMIENTA,  PUEDES  POTENCIAR TAMBIÉN EL TRABAJO QUE HAYAS HECHO SI, A LA FINALIZACIÓN DE LA TAREA, SOBRETODO EN EL CASO DE QUE HAYAS RESUELTO LO QUE TE AQUEJABA, COGES TODO LO QUE HAS ESCRITO Y, A MODO DE RITUAL, LO QUEMAS Y, POR EJEMPLO, LO DEVUELVES A LA TIERRA, LO TIRAS AL MAR PARA QUE SE TRANSFORME, O CUALQUIER OTRA FORMA SIMBOLICA QUE PARA TI REPRESENTE LA RENOVACIÓN, EL CAMBIO, ETC. (Con el Ritual estamos trabajando a través de la simbología, la imaginación y la intención y créeme que tiene muchísima fuerza sanadora.)

 

Observaciones:

Normalmente, cuando quiero trabajar algo muy especial para mi, a modo de ritual, me acerco a una papelería y busco en ella una libreta u hojas de papel que me llamen la atención y con las que me apetezca trabajar lo que tenga entre manos en ese momento. Tal vez, depende de la economía y de las ganas, compro también un bolígrafo para la ocasión.

 

Esta Herramienta puede ser especialmente valiosa en el caso de los adolescentes, y los niños también pueden hacer buen uso de ella si utilizan sobre todo el dibujo. Recuerda que se les sugiere que lo hagan, no se  les obliga, y menos con el trabajo con uno mism@, ya que cada cual ha de tomar la decisión de llevarlo a cabo.  

Esta Herramienta es una a las que vas a recurrir en numerosas ocasiones una vez la tengas integrada y aprendida. No la infravalores por su sencillez, pues te va a ser de mucha utilidad en muchos momentos. 

 

 

 

 comenta tu experiencia

 

VOLVER A

Herramientas Mente y Emociones

 

 

IMPORTANTE:  Consulta a tu médico si tienes algún problema físico o psicológico, o ante la más mínima sospecha de que estos ejercicios puedan perjudicarte. Midnight Sun no se hace responsable del mal uso de estos ejercicios.