Otra página web de

Midnight Sun - Creando un nuevo mundo

paz-interior

 

 

Consciencia

 

Consciencia. Flor violeta

 

¿Qué hay que hacer para devenir Maestro?   Él  me contestó, sonriendo: Basta con dejar que salga el maestro que hay en nosotros. Sí, es así de sencillo, hay que dejar que salga.

Morihei Ueshiba

El Arte de la Paz

Ante la pregunta de "¿Qué hago yo aqui?", o ante la famosa pero profunda pregunta de "¿Quíen soy?", pueden surgir en la cabeza diversas respuestas, y pueden generarse en el cuerpo múltiples sensaciones. Cuando era joven, me pasaba las horas buscando respuestas a porqué había nacido y, cuando pensaba en el universo, en la eternidad o en conceptos de esa índole, me sentía embargada por una ansiedad a la que no sabía cómo darle salida. Años más tarde, me llevé una gran sorpresa cuando dos de mis hijos, uno antes y otro años más tarde, me contaron que tenían una vivencia parecida. Tampoco supe darles una buena respuesta entonces. Hoy pienso que, tal vez, esa ansiedad indefinida, ese vértigo, fuera por la sutil percepción de algo que está más allá de nuestro conocimiento racional.

Recuerdo con claridad que, en cierta ocasión, cuando debía tener ventitantos años,  mientras pasaba por delante de la iglesia del pueblo donde he vivido casi toda mi vida, no pude evitar pedir en mi interior, con mucha intensidad, que viniera alguien y me convenciera de que aquello de lo que se hablaba en las iglesias era la Verdad. Tenía una necesidad innata de entender la vida y, al mismo tiempo, necesitaba encontrar algo que me sacara de mi inercia y me ayudara a superar mis miedos. Me asustaba mucho la vida, y me asustaba la muerte. Poco tiempo después, una gran amiga mía me puso delante de la meditación Zen, y me presentó a la que sería y es mi Maestra Zen.

He de decir que, a raíz de mi trabajo con la meditación Zen, empecé a tener otra visión de la vida y del mundo que me rodeaba. Yo diría que la trayectoria que seguí fue algo parecido a un irme descubriendo o re-descubriendo. Ha sido el ir adquiriendo otro estado de conciencia de las cosas y del mundo en el que vivimos; y, a la vez, otro concepto de la "muerte". No quiero entrar en profundidad en lo que yo haya podido experimentar, pues no es la idea de esta página. Lo que busco es que seas tú quien experimentes y saques tus própias conclusiones. Que encuentres "TU PRÓPIA VERDAD".

Para empezar voy a compartir contigo un poema de un místico¹ sufí del siglo XII-XIII que nació en España y que seguro te va a gustar. A mí me fué muy bien cuando decidí que no iba a ser practicante de ninguna religión en concreto y que disfrutaría de todas ellas, ya que , en el fondo, todas hablaban de lo mismo pero en "distintos idiomas", por así decirlo. El poema dice:

 

Hubo un tiempo en que yo rechazaba a mi prójimo si su religión no era como la mía. Ahora, mi corazón se ha convertido en el receptáculo de todas las formas religiosas: es pradera de las gacelas y claustro de monjes cristianos, templo de ídolos y kaaba de peregrinos, Tablas de la Ley y Pliegos del Qorán, porque profeso la religión del Amor y voy adonde quiera que vaya su cabalgadura, pues el Amor es mi credo y mi fe.

Ibn ‘Arabi

Filósofo y místico musulmán nacido en Murcia

(1165-1240) 

 

Bello, ¿verdad?

Tony Parsons, a quien descubrí hace poco, es uno de esos recursos o Herramientas a quien recurro con frecuencia y que me ayudan a no olvidarme de "quien soy" realmente. En uno de sus libros, titulado Lo que es, nos dice:

 

"Me he encontrado con gentes que han estado con maestros orientales muy poderosos y que han tenido muchas experiencias espirituales. Estas gentes tienen una considerable dificultad para aceptar y vivir con la idea de que lo divino está en lo ordinario. Buscan siempre la excitación de estas supuestas experiencias espirituales y tienen muy poco tiempo para la idea de que un simple paso puede ser milagroso."

 

O fijate en estas otras palabras que nos dice el encantador anciano que tienes en la página de "Mente y Emociones", Morihei Ueshiba, fundador del Aikido, en su libro El Arte de la Paz:

Contempla las obras de este mundo, escucha las palabras del sabio, y toma todo lo que es bueno como tuyo propio. Basándote en esto, abre tu propia puerta a la verdad . Que no se te pase por alto la verdad que está justo delante de ti. Estudia cómo fluye el agua en un arroyo, suave y libremente entre las rocas. Aprende también de los libros sagrados y de las personas sabias. Todas las cosas –hasta las montañas, los ríos, las plantas y los árboles- deberían de ser tus maestros.


Cuando alguien quiere buscar el sentido de su vida, inevitablemente se topa con las preguntas de "¿Quién soy?" o de "¿Qué hago yo aquí?". Son preguntas que podríamos calificar como de existenciales, y que a mí me llevaron a entender el por qué de la vida toda. Cómo acceder a las respuestas o, como mínimo, a un acercamiento es lo que pretendo con las Herramientas de este apartado.

Cuando se habla de espiritualidad o de religiones, o cuando se habla de Amor, Dios, Espíritu y demás conceptos, a la mayoría le entra cierta aversión instantánea. Es normal, en nombre de las religiones y de una falsa espiritualidad se ha hecho muchísimo daño.

Sinceramente, si quieres entender el mundo trabaja primero en tí mismo; y, si quieres tener un mundo mejor, trabaja  primero en ti mismo y saca tus própias conclusiones, sin miedo. No te conformes con lo que prediquen "religiones" o "maestros". Sé tú tu própio Maestro; y cuando llegues a entender verás que tu verdad coincide con todas las demás verdades, si de verdad lo son, y entonces tendrás la certeza del ¿Quien soy? o del ¿Qué hago yo aqui?, y tu vida y el mundo que te rodea los verás con una consciencia mucho más amplia. Concluyendo:

 

  Estarás aprendiendo a VIVIRLA. 

 

Jóvenes riendo 

Así pues, vamos a ver las Herramientas para trabajar con la consciencia. He de reconocer que, en mi caso, han sido mis Herramientas Estrella pues, sin duda alguna, han sido las que me han dado mayores satisfacciones. Con eso no pretendo decir que tengan que ser igualmente eficaces en tu caso. Te aconsejo que escojas en cada apartado las Herramientas que creas que pueden ser más adecuadas para ti, y que vayas confeccionando tu própia Caja.

Conviene recalcar la necesidad de centrarse en aquellas herramientas que vayas a utilizar, pues juguetear simplemente con una u otra técnica no te va a servir para nada.

¡Actúa con decisión y determinación con las Herramientas que hayas escogido!

Y, ANTE TODO, ¡DISFRUTA CON EL TRABAJO! 

 

Herramientas Consciencia      flor violeta 

 

¹Así defino yo a los seguidores de cualquier tradición o religión cuando es evidente que practican lo que están predicando. A medida que desarrolles la consciencia, cada vez tendrás menos dudas a la hora de diferenciar al verdadero místico o practicante  de una tradición espiritual del necio que pretende saberlo todo y no sabe de lo que habla.